Abre Biden paso a la ciudadanía

Once millones de indocumentados serían beneficiados; elimina restricciones a la inmigración basada en la familia y amplía visas de trabajo.

El presidente Joe Biden y congresistas demócratas propusieron una importante iniciativa de inmigración que impulsa formalmente una esperada reforma migratoria, haciendo eco a su promesa de campaña de modernizar el sistema de inmigración del país y proporcionar un camino hacia la ciudadanía en un período de ocho años para alrededor de 11 millones de personas que viven ilegalmente en Estados Unidos.

Esta reforma migratoria permitirá otorgar la ciudadanía a indocumentados, beneficiarios del programa DACA, portadores de TPS (Estatus de Protección Temporal) y ampliaría visas de trabajo, además de facilitar la reunión familiar, entre otros temas.

Adicionalmente la ley contempla realizar cambios profundos sobre el tratamiento de la frontera Sur con México, sin descuidar la seguridad, además de aumentar el número de algunas visas laborales y del programa Visas de la Diversidad.

Aunque trascendió que cualquier persona que haya entrado a los Estados Unidos sin documentos después del 1 de enero de 2021 no será elegible para los beneficios que otorgaría la nueva ley, si es que es aprobada.

“La Ley de Ciudadanía de los E.U. 2021 del presidente Biden, es una legislación que modernizará nuestro sistema de inmigración y lo hará más justo y humano”, dijo la congresista Verónica Escobar (D-TX), parte de los más de 80 congresistas que respaldaron dicha ley, que fue presentada por el senador Bob Menéndez, de New Jersey. 

“Durante cuatro años, El Paso, la actual isla Ellis de nuestra nación, fue testigo de los efectos devastadores que las políticas imprudentes y odiosas de la administración Trump tuvieron en nuestro sistema de inmigración ya quebrantado”, suscribió la política paseña.

“Esta legislación tan esperada es un primer paso importante para abordar la crueldad y la incompetencia del pasado y brindar a las familias trabajadoras que enriquecen nuestras comunidades la oportunidad de perseguir el ‘sueño americano’”, sostuvo Escobar.

La pieza central de la legislación es un camino de ocho años hacia la ciudadanía para la mayoría de los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en los Estados Unidos al 1 de enero. 

Después de pasar verificaciones de antecedentes y pagar impuestos, se les permitiría vivir y trabajar en Estados Unidos durante cinco años. Después de eso, podrían solicitar una tarjeta verde de residente legal permanente, lo que les otorga un estatus permanente en los Estados Unidos y la oportunidad de obtener la ciudadanía tres años después.

Sin embargo, el proyecto de ley intenta realizar los cambios de mayor alcance en la ley de inmigración en más de tres décadas, ya que eliminaría las restricciones a la inmigración basada en la familia, lo que facilitaría que los cónyuges e hijos se unan a sus familias que ya están en el país. 

Asimismo se ampliaría el número de visas de trabajadores para permitir que más extranjeros vengan a Estados Unidos en busca de empleo.

El proyecto de ley agrega recursos para procesar a los migrantes legalmente en los puertos de entrada, e invierte 4 mil millones de dólares en un plazo de cuatro años, para apoyar economías en dificultades con el fin de evitar que las personas huyan hacia los Estados Unidos por las crisis económicas y de seguridad en sus países de origen.

En el Congreso es esencial el apoyo de los 10 senadores republicanos, que son los necesarios para aprobar la propuesta de ley del presidente Biden.

 Con el Senado dividido 50-50, los demócratas necesitarán 60 votos para superar cualquier obstrucción.

Beneplácito local

En la localidad se recibió con beneplácito la presentación de la reforma migratoria propuesta el día de ayer. 

Fernando García, director ejecutivo de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos (BNHR), se dijo complacido por el avance que significa la legislación.

“La BNHR da la bienvenida a la introducción de la Ley de Ciudadanía de los E.U. 2021 y aplaude a los líderes del Congreso y a la administración Biden por defender esta propuesta amplia y holística para proporcionar un camino hacia la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados en nuestro país”. 

La propuesta toca entre otros el tema de los beneficiarios de los programas DACA, y del TPS, así como el aumento a visas especiales de trabajo, una reforma al sistema de inmigración familiar y el atacar de raíz los problemas que han aumentado la inmigración de países latinoamericanos.

“Damos la bienvenida a la expansión de la inmigración legal propuesta por la legislación y la mayor inversión para abordar las causas fundamentales que llevan a tantos centroamericanos a huir de sus hogares en busca de seguridad en nuestras fronteras”, señaló García.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *